La evolución de los guardias de seguridad a través de la historia

El trabajo de un guardia o vigilante existe desde hace siglos atrás, incluso en las primeras civilizaciones como un reflejo de una de las necesidades primordiales del ser humano: la seguridad.

Es por ello que los guardias no han cambiado mucho desde épocas antiguas hasta la actualidad salvo por el equipamiento y las herramientas que evolucionan con ellos gracias al avance de la tecnología.

¿Cómo eran los antiguos guardias de seguridad?

Los guardias más parecidos a los actuales nacieron en la antigua Roma con el nombre de “Vigiles” y salvaguardaban la vida del propio emperador César Augusto.

Eran soldados de élite que a comparación de sus predecesores, estos no eran guardias de puertas o de aldeas, sino que fueron creados para la seguridad exclusiva del emperador.

En la actualidad, este tipo de guardias solamente pueden ser contratados a través de empresas de seguridad privada, quienes se encargan de entrenarlos y capacitarlos en todos los aspectos requeridos para poder brindar seguridad ya sea a bienes o personas.

Equipamiento de los guardias de seguridad

En épocas lejanas, los guardias dependían únicamente de sus ojos, oídos e instinto para detectar peligros, y de cuerdas, espadas, lanzas, cuchillos y escudos para someter a los delincuentes.

Actualmente, la tecnología ha avanzado no solo para brindar oportunidades y comodidades, también lo ha hecho en el ámbito de la seguridad.

Los guardias de seguridad tienen la capacidad de utilizar recursos tanto tecnológicos como técnicos, como las cámaras de seguridad, chalecos antibalas, esposas, detectores de metales, armas blancas y de fuego, así como otros métodos de sometimiento y vigilancia, entre otros.

Cabe destacar que el equipamiento depende del tipo de servicio que brindará, reglamentos, leyes, peligro, entre muchos otros factores. Ellos conocerán los protocolos, las técnicas y procedimientos ideales para cada ocasión.

Normalmente los guardias de seguridad no portan armas, están entrenados para actuar con otro tipo de instrumentos así como disciplinas de combate, sin embargo, también están formados para poder evitar en lo posible hacer uso de todos estos y calmar la situación o evitarlo antes de llegar a un ataque.

Sin embargo, habrá situaciones en las que sea necesario el uso de armas como transporte de dinero o bienes de alto valor, especialmente si se requiere un traslado largo por carretera en donde existen bandas de criminales armados.

Aunque todo esto es en un sentido generalizado ya que cada servicio de seguridad privada tiene su propio proceder, reglas y protocolos que se rigen por las leyes del país o de la localidad en donde operan, así como las peticiones de quienes los contratan.

 Afortunadamente, en la mayoría de los casos la sola presencia de los guardias de seguridad es más que suficiente para mantener a los mal intencionados al margen debido a su imposición y su postura que mantienen todo el tiempo en el que laboran, pues están entrenados no solo en técnicas y conocimiento, sino en muchos otros aspectos que involucren su trabajo como el mensaje visual que trasmiten.